Tan bueno que hasta los extranjeros quieren aprovechar

IGSin duda, el mercado inmobiliario chileno se muestra como una atractiva alternativa de inversión. Y tan buena parece la oportunidad, que hasta los extranjeros están comprando propiedades en los barrios más atractivos de Santiago.

Se ha hablado mucho de la venida a Chile de desarrolladores inmobiliarios estadounidenses, que a través de avisos en la prensa invitan a inversionistas chilenos a comprar propiedades en Miami y otras ciudades de EE.UU.

Pero aquí no hablaré de las inversiones de chilenos en el extranjero, sino del fenómeno contrario, de los foráneos que compran propiedades en Chile.

Dentro de esta categoría están los que quieren invertir comprando departamentos en blanco o en verde, para después arrendarlos y aquellos que quieren comprar una propiedad para vivir.

Hay extranjeros que traen a Chile sus ahorros para comprar propiedades, y otros que deciden dar solo el pie y pedir un crédito hipotecario en alguna institución financiera.

Según diversos corredores, el interés de los latinoamericanos que buscan una propiedad para vivir es en el barrio El Golf. En cambio, los que quieren comprar departamentos para arrendarlos, apuestan por Santiago Centro, Estación Central o San Miguel.

Además los extranjeros se dieron cuenta que si piensan quedarse en Chile, es más conveniente comprar que arrendar. Pero solicitar un crédito hipotecario no es fácil para ellos, ya que no sólo deben tener el RUT y un contrato de trabajo, sino que también una visa definitiva.

Los extranjeros generalmente buscan casas o departamentos usados. Les importa la ubicación y la familia.

Los que vienen con niños, buscan colegios, hospitales y áreas verdes, y los jóvenes profesionales, departamentos cómodos y prácticos, cercanos a sus trabajos para así evitar manejar.

A los europeos les gusta mucho la vida de barrio, con plazas, almacenes cercanos y seguridad. Son exigentes en la calidad de construcción y no tienen miedo a remodelar, porque prefieren los espacios abiertos como cocinas integradas.

En Chile no hay ningún problema que los extranjeros compren propiedades, pero primero deben demostrar la procedencia del dinero. También está el caso de aquellos que no pueden comprar una propiedad pero sí quieren arrendar.

En estos casos, la verdad es que las exigencias que se colocan a las personas que quiere arrendar, a veces son mayores que las mismas que se piden a los chilenos.

Sin embargo, la aplicación de estas barreras no ha disminuido el interés de los extranjeros por las propiedades chilenas. Lo que finalmente, contribuye a dinamizar el mercado en su conjunto.

____________________________________________________________________________________________________
Los extranjeros se dieron cuenta que si piensan quedarse en Chile, es más conveniente comprar que arrendar.

Fuente: Revista Inversor Global
Fecha: Marzo de 2016.

This entry was posted in Prensa. Bookmark the permalink.

Comments are closed.