La casa en Miami es posible

La compra de propiedades en Estados Unidos se ha puesto muy de moda en los últimos años, pero es muy importante estar bien asesorado, tanto en lo que se piensa comprar como en el lugar donde esté ubicada esta propiedad.
Por Marcos Kaplún

La semana pasada me tocó asistir a la Expo Real Estate en Buenos Aires, que se realiza todos los años en el Hotel Hilton. En esta versión vi con sorpresa que más de 50% de los stands ofrecía propiedades en Miami a la venta.

Y constaté que había mucho interés de los sudamericanos por invertir en Miami, especialmente tras la crisis subprime.

Hay gente que invierte en una propiedad en otro país para ir con su familia de vacaciones, especialmente por estar las estaciones cambiadas. Y hay otros que lo hacen como inversión, ya sea de forma individual o vía fondos chilenos con inversiones en Estados Unidos, en los cuales pueden comprar cuotas que se cotizan en la Bolsa de Comercio.

Así que me puse a pensar por qué la gente quiere invertir en Estados Unidos, y llegué a la conclusión de que lo hace como una forma de ahorrar, pues además de tener el activo, el valor de este aumenta por el alza que ha tenido el dólar en este último tiempo.

Gonzalo Costa, un chileno que vive y trabaja en real estate en Miami, me decía que todavía los precios están baratos y que la demanda cada vez es mayor. Es decir, todavía quedan propiedades que están en poder de los bancos porque hubo gente que no les pudo pagar y que debieron devolver o el banco les quitó el activo.

Asimismo, las tasas de interés están muy bajas y no es difícil conseguir créditos hipotecarios a una cantidad importante de años, colocando solo alrededor de 20% del valor. Esto es muy tentador para muchas personas, ya que el saldo se puede pagar al banco con el arriendo del activo.

 

Con un pie en Miami

En general, los chilenos están mirando básicamente la zona de Miami, a 8 horas de Santiago en avión.

Independientemente de dónde invierta en Estados Unidos, es importante para la persona que compra tener claros 3 factores:

1. Cómo pagar ese activo, pues normalmente tiene su ahorro en pesos y allá deberá pagar en dólares.

2. Todo el tema legal, que es fundamental para conseguir el crédito.

3. Hay que pagar los gastos de mantención e impuestos territoriales, además de preocuparse de administrar el activo.

Aunque sea una moda, es también muy importante estar bien asesorado tanto en lo que se piensa comprar como en el lugar donde esté ubicada esa propiedad.

También es necesario tomar los resguardos cuando uno compra la propiedad en verde o en blanco, o bien si el edificio está recién construido o si es solo un proyecto que se sale a vender.

Fuente: Revista Inversor Global
Fecha: Septiembre de 2015.

 

This entry was posted in Prensa. Bookmark the permalink.

Comments are closed.