Invierte en propiedades entregando la tuya en parte de pago

Puede ser una interesante alternativa de financiamiento para comprar una nueva vivienda u oficina. Pero debes tener en cuenta sus pros y contras.

Por Carlos Montoya Ramos

Al igual que cuando cambias de auto, puedes cambiar de casa entregando la propiedad que ya tienes en parte de pago y cancelas la diferencia.

¿Cómo funciona?

Entregas tu propiedad a la inmobiliaria, la que se encarga de tasarla sin costo para ti. Con el valor comercial definido y aceptado por ambas partes, tú solo debe asumir el saldo final del precio.

Una vez acordado el monto, la inmobiliaria da inicio al proceso de venta de tu ahora ex propiedad, con su respectiva publicidad. El estudio de título también corre por cuenta de la inmobiliaria; con esto te ahorras la comisión de corredores de propiedades.

 

¿Qué pasa si tienes una deuda vigente sobre tu actual vivienda?

La inmobiliaria también puede pagar lo que queda del crédito si es acordado por las partes.

 

¿Por qué conviene?

Según explica Marcos Kaplún, consultor y experto en inversiones en bienes raíces y director de Kayco International, esta alternativa es atractiva porque:

Las rentabilidades son mejores.
Es posible conseguir créditos hipotecarios por gran parte del valor de la propiedad a tasas muy convenientes.
La plusvalía o mayor valor que van adquiriendo esos activos.
¿Cuándo conviene?

La opción está disponible según la inmobiliaria, si bien es una alternativa que adquiere mayor importancia en situaciones de incertidumbre económica, como la actual.

“La propiedad en parte de pago es una opción de financiamiento sin riesgos, efectiva y expedita para obtener una vivienda. En medio de un ambiente de desaceleración económica, con un sector inmobiliario que está ajustando sus precios y opciones de crédito cada vez más restrictivas, aparece como una buena alternativa para vender una vivienda a precio de mercado”, dijo a Portal Inmobiliario José Ignacio Reyes, gerente de Ventas de Almagro, empresa pionera en ofrecer este servicio.

Asimismo, Marcos Kaplún afirma que “en situaciones de crisis financiera, la experiencia prueba que el ladrillo y el concreto resisten mejor las tormentas financieras y siempre recuperan su valor. La clave está en no salir en medio del temporal”.

 

Pros y contras

Selección. Algunas inmobiliarias sólo aceptan casas o departamentos, excluyendo parcelas de agrado, oficinas, bodegas y locales comerciales.
Ubicación. Actualmente, las inmobiliarias que usan este mecanismo tienden a recibir sólo inmuebles ubicados en la Región Metropolitana, y en algunos casos de la Quinta Región.
Estado. La vivienda se debe encontrar en un estado habitable, lo que será definido según el criterio de la inmobiliaria que realice el proceso.
Antes de realizar este tipo de operación, revisa la trayectoria de la inmobiliaria, sus proyectos realizados, su respaldo en el mercado y, como siempre, cotiza al menos 3 opciones para que puedas tomar la decisión más conveniente para tus intereses.

En IG Chile te informamos de las nuevas tendencias de compra y venta de propiedades en el mercado nacional. Aprende más suscribiéndote a nuestro NEWSLETTER Y ACCEDE GRATIS a nuestra Investigación Especial: EL FIN DE CHILE, un informe que está dando que hablar.

Fuente: Revista Inversor Global.
Fecha: 22 de Septiembre de 2015.

This entry was posted in Prensa. Bookmark the permalink.

Comments are closed.