Inesperado resultado en EEUU: Trump, Presidente

Tras una campaña ardua, atípica y en extremo apasionada, el pueblo de EEUU se manifestó a favor del magnate republicano. Este primer baile terminó con fanfarrias. Pero ahora viene el estreno en sociedad: el ejercicio de la Presidencia de los EEUU.

Como un tango apasionado, deslenguado y confrontacional. Así fue la campaña electoral en EEUU, donde finalmente el electorado le dio el triunfo a Donald Trump sobre Hillary Clinton, desatando una serie de especulaciones a nivel mundial, respecto del futuro del país y de sus relaciones globales.

Para los judíos e Israel, la elección de Trump también genera interrogantes, tal cual lo planteó un reporte revelado por el diario israelí Yediot Ajaronot.

Según este medio, un informe clasificado escrito por el Centro de Investigación de Políticas (vinculado a las políticas exteriores de Israel) tras la victoria del candidato republicano, estima que el nuevo Presidente norteamericano se esforzará por reducir su participación en Medio Oriente, y que el proceso de paz entre Israel y los palestinos no será una prioridad para su administración.

El informe señala que “en el marco del poco interés en los escenarios extranjeros, Trump no ve el Oriente Medio como una zona buena para invertir y es probable que se esfuerce por reducir su participación en la región”.

El informe, redactado por Yejiam Brut y Liran Binwol, proporciona una serie de ideas iniciales tras la victoria de Trump. El mensaje principal del documento es que las declaraciones de Trump indican su deseo de centrarse en los desafíos internos, al mismo tiempo, desea fortalecer la posición internacional de los EE.UU., aunque en la práctica se observan testimonios de las características aislacionistas de su administración.

El documento destaca las declaraciones de Trump durante su campaña sobre su apoyo sin reservas hacia Israel. Sin embargo, en este tema también produjo declaraciones contradictorias. Por un lado, ha declarado que Israel tenía que pagar por la ayuda militar que recibía de los Estados Unidos pero, por otra parte, dijo que la ayuda militar a Israel es “una gran inversión”. El documento sobre política publicado por los consultores de Trump para Israel afirma que el acuerdo de asistencia de seguridad es un primer buen paso y que dicho acuerdo no impedirá que la administración o el Congreso amplíen la ayuda, más allá de la cantidad especificada en el contrato.

De acuerdo con el informe, el proceso de paz entre Israel y los palestinos no es una de las principales prioridades del gobierno Trump. Sus declaraciones sobre el tema también no son necesariamente indicativas de una política sistemática. Expresó su apoyo a la transferencia de la embajada estadounidense a Jerusalén y apoyó el derecho de Israel de construir en los asentamientos. Otras declaraciones indicaron que será un intermediario honesto en el tema y que cree que las partes deben llegar a “acuerdo” entre ellos.

El documento señala que Trump había expresado una serie de declaraciones contradictorias acerca de su compromiso con el acuerdo nuclear con Irán. Por un lado, lo criticó fuertemente, pero en las etapas finales de la campaña electoral, evitó decir que lo cancelará y se comprometió a cumplir estrictamente lo implementado.

Sobre la guerra en Siria, Trump declaró que tiene una política completamente diferente a la actual, dijo que examinará la prestación de asistencia concreta a los rebeldes en Siria, expresado implícitamente su apoyo a que Assad permanezca en el poder. Además, se muestra compatible con las actividades rusas en el país.

La visión de Trump podría ayudar a reconducir una serie de relaciones de Estados Unidos con sus aliados en todo el mundo, según el informe. Trump quiere “cobrar un precio” para la protección que Estados Unidos le otorga a sus aliados en el Golfo Pérsico y Asia.

Sin embargo, el documento señala que la familiaridad limitada de Trump con la arena extranjera, da más importancia al equipo que traerá a la Casa Blanca.

Opiniones en Chile

robert-funk-bio
El académico y analista de la universidad de Chile, Robert Funk, resaltó qu Trump es impredecible y con nula experiencia en el ámbito internacional. “Sólo nos podemos basar en lo que ha dicho. Que desea que EEUU tenga menos involucramiento en la OTAN, de manera que Europa se defienda sola, que Japón debiera tener armas nucleares, que cancelará el acuerdo con Irán, se retirará del acuerdo de París en contra del cambio climático, que parará la inmigración, que exigirá identificación para inmigrantes musulmanes, que la solución para ISIS es bombardearlos, entre otros. De implementar todas estas políticas sería una revolución para la política exterior de los EEUU, por lo que, antes de enfrentar a los países involucrados, encontrará resistencia interna, de su propio partido, del Departamento de Estado, de los Servicios de Inteligencia y las FFAA. Incluso podría encontrarse con un fallo de la Corte Suprema cuestionando la constitucionalidad de algunas de sus políticas, como la de impedir el ingreso de musulmanes”.

Según el especialista, algo parecido ocurrirá con las promesas que ha hecho sobre Israel. “Netanyahu está feliz, porque Trump ha dicho que no cree que los asentamientos impiden avanzar con la paz con los palestinos y que romperá el acuerdo con Irán. Se anticipa una mejora, a lo menos, en las relaciones personales entre los líderes de ambos países. Se puede entender que Netanyahu no vea mucho más allá de los intereses de Israel, pero el Presidente de los EEUU debe considerar, junto con la seguridad del Estado Judío, los intereses de su propio país y la estabilidad mundial. El acuerdo con Irán es parte de una estrategia más amplia de introducir un equilibrio de poder regional. La decisión de permitir que Rusia se involucre en Siria fue para evitar otra guerra sin fin como la de Irak”.

isaac-caro-bio
Por su parte, el académico e investigador de la Universidad Alberto Hurtado, Isaac Caro, estimó que en términos generales lo esperable es que la presidencia de Trump mantenga el sistema de alianzas tradicional de la política exterior estadounidense, basado fundamentalmente en sus socios de la Unión Europea, Reino Unido y Canadá, teniendo como eje central la OTAN. “No obstante lo anterior, probablemente se produzcan algunos distanciamientos especialmente con la Unión Europea, por la presión para que esta organización sea más responsable de su seguridad y tenga una mayor contribución militar y económica en la OTAN. A mismo tiempo, es posible pensar en un acercamiento con Rusia y un enfrentamiento más directo y confrontacional con países como Corea del Norte e Irán. En cuanto al Medio Oriente, según lo señalado por su campaña presidencial, un elemento central será combatir al Estado Islámico, para lo cual necesitará coordinar con sus aliados, lo que podrá ser un poco más difícil por sus diferencias con la Unión Europea, con la posibilidad que Estados Unidos asuma un rol más protagónico y directo en este tema. Al mismo tiempo, se visualiza que fortalecerá la alianza con los “amigos” de Estados Unidos en el Medio Oriente, en particular Arabia Saudita y Egipto, provocando un distanciamiento notorio con Irán”.

Respecto de las relaciones con Israel, Caro indicó que según lo señalado por Trump, y la reacción del Primer Ministro Netanyahu, es posible pensar en un acercamiento importante entre ambos Estados y sobre todo ambos líderes. “De hecho el presidente electo ha invitado ya a Netanyahu a entrevistarse con él a Washington y ha señalado que Israel es la única democracia en el Medio Oriente. También, se ve más cercano un posible traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén, lo que produciría un enfrentamiento mayor con el mundo palestino y menores probabilidades de que el presidente electo se incline de manera entusiasta por la conformación de un Estado Palestino”.

Finalmente, en el ámbito de los negocios y la familia, Marcos Kaplún, director de Kayco International Group, se refirió a la cercanía de Ivanka, la hija mayor de Trump, con Israel y el Judaísmo.

“Nosotros fuimos asesores del Grupo Trump desde 2008 hasta el año pasado, asesores para proyectos inmobiliarios un área que dirige Ivanka, la hija regalona de Donald Trump, quién se dice que será su primera dama en las sombras”.

En todo caso, Kaplún enfatizó que “el año pasado dejamos esta relación, porque cuando comenzaron sus comentarios contra México y los latinos, yo en mi condición de presidente de la Confederación Latinoamericana de Maccabi no podía seguir en esa relación y decidimos dejar de asesorarlos”.
“Yo me entendía con los hijos, pero una vez en una reunión él entró como 10 minutos. Me pareció una persona de un carácter muy fuerte, que se imponía sobre sus hijos. Me dio un consejo que me ha servido mucho respecto de real estate. La verdad nunca pensé que podía ser Presidente, como nunca nadie lo pensó”.

Finalmente, Kaplún destacó el contacto que ha tenido con Ivanka durante los últimos años. “Ella es la más brillante de los hijos. Me impresionó mucho que se estaba convirtiendo al judaísmo de manera ortodoxa, en el contexto de su matrimonio con el dueño del New York Observar, Jared Kushner, y además el año 2008 viajó Israel con gente de nuestra empresa a ver diferentes proyectos allá”.

Por LPI.

Fuente: La palabra Israelita
Fecha: 18 de Noviembre de 2016.

 

This entry was posted in Prensa. Bookmark the permalink.

Comments are closed.