Empresa

Servicios

Clientes

Sucursales Afiliadas

Logros

Contactenos

 

Huérfanos 757 OF. 703  Santiago de Chile

Tel.: (56 2) 633 35 32 Fax: (56 2) 633 9351

e-mail: contacto@kayco.cl

kayco@terra.cl


Efecto reactivador: industrias ven mayor demanda de cara a la reconstrucción.


Los proveedores vaticinan más empleo y ventas, debido a la necesidad de reponer infraestructura. Es la cara menos dura de la catástrofe.


El próximo 16 de marzo, en Cannes, se desarrollará una feria mundial del mundo inmobiliario (Mipim), a la que acuden las principales empresas, bancos y fondos de inversión del orbe, en busca de negocios. En Chile hay varios actores que tienen comprometida su presencia. "Voy a ir e, incluso, ya tengo llamadas de varios fondos chinos, indios e ingleses interesados en invertir en Chile, sabiendo del terremoto", dice Marcos Kaplún, socio director de Kayco International Group.

El caso es un ejemplo que -dentro del desolador panorama que dejó el terremoto y el tsunami-, las empresas vinculadas a la provisión de insumos que serán necesarios en la etapa de reconstrucción, ya palpan más demanda y más empleo. Aunque también algunos pronostican presiones inflacionarias.

¿Cuándo se notará la recuperación? El experto estima que, si bien cada desastre es distinto, en general, el grueso de una reconstrucción no empieza directamente, porque los primeros 3 a 6 meses, hasta un año, se consumen en atender necesidades inmediatas. "En general, se tarda un año para que se lancen las grandes obras", explica.

Con programas eficientes, dinámicos, en general, se ve en los países un crecimiento más importante. Se reemplazan activos antiguos por nuevos, que son más eficientes". Francis Ghesquiere, especialista principal en gestión de riesgo y manejo de desastres del Banco Mundial. "La demanda debiera subir hacia mediados del año en curso". En tanto, Melón, una de las mayores cementeras del país, aún no registra mayores pedidos a nivel de constructoras, pero sí ya acusa mayor demanda de la cadena de distribución, que está aumentando sus niveles de stock anticipando una mayor demanda.

"Esta reactivación va a depender de los lineamientos que establezca la autoridad para la reconstrucción. No obstante, como el sector privado representa el 75% de la inversión en construcción, estamos ciertos de que, en cuanto las condiciones de seguridad, abastecimiento de combustibles y servicios básicos se restablezcan se registrará una reactivación", plantea el gerente general corporativo de Melón, Jorge Eugenín.

En la compañía plantean que en 1985 la demanda no repuntó de manera explosiva. Y por eso estima que ahora probablemente va a haber una reactivación, pero no en forma inmediata.

"La demanda debiera subir hacia mediados del año en curso, pero aún es prematuro para estimar cifras. Hoy estamos concentrados en apoyar a nuestro personal, garantizar la operatividad de nuestras plantas a lo largo del país y prepararnos para ayudar en la reconstrucción. Pensamos que parte de la actividad de reconstrucción reemplazará algunos proyectos que estaban programados para este año, por lo que creemos que el crecimiento va a ser un poco más alto al que estimábamos antes de la crisis, es decir, entre un 5 y un 10%", plantea Eugenín.

En precios, dicen que no debieran ser distintos a los niveles de años previos a la crisis inmobiliaria, asumiendo que se cuenta con abastecimiento y las condiciones logísticas vuelven a la normalidad. Sí podrían registrarse alzas por el aumento de costos, por ejemplo, en transportes, dados los problemas de conectividad.

Glasstech: "Implicará una reactivación muy fuerte. Mirando la parte positiva de lo malo, creo que generará una dinámica de servicio en el país que no la hemos visto hace bastante tiempo. Y eso genera bastante riqueza en la pyme", dice Ricardo Torres, socio fundador y presidente de Glasstech, uno de los mayores proveedores de ventanales, vitrinas y cristales del país.

"Yo viví la experiencia de 1985. Fue un período muy relevante. Éramos vidrieros pequeños, acostumbrados a trabajar con muy poca gente, y eso nos obligó a tecnificarnos. Compramos máquinas, atriles, camionetas y significó un desarrollo muy fuerte. Ese fue el nacimiento real de Glasstech como empresa. Nos obligó a crecer", sentencia Torres.

Por supuesto que en lo inmediato Glasstech no ha estado ajena a los problemas, como pérdidas de stock-unas 500 toneladas- y la necesidad de un plan de contingencia: "En 30 días estamos recibiendo vidrio en cantidades importantes desde las plantas de Pilkington. Se portaron salvaje", dice. Glasstech ya tiene cálculos de aumento de demanda: "El teléfono no para de sonar", agrega el gerente general de la compañía Luis Felipe Lehuedé, quien anticipa que aumentarán al doble su planta laboral (hoy de 700 personas) y trabajarán dos turnos. Y si antes la estimación era crecer en 2010, 25% a 30% respecto de 2009, ahora esta proyección se dobló.

A nivel industria, la estimación es que la venta de vidrios puede subir en 10, aunque sí creen que vendrá un alza de valores impresionante en la mano de obra de instalación especializada, los maestros instaladores. "La mano de obra puede subir cuatro veces", dice Lehuedé.

Torres -también presidente de la Asociación Chilena del Vidrio y Aluminio (Achival)- plantea su preocupación por el descontrol de precios y la fuerte presión inflacionaria que avizora. "La desgracia tremenda genera un país que tiene que reconstruirse".

Gerdau Aza: En la industria del acero, los efectos ya se notan. La filial de clavos de Gerdau Aza "está con una tremenda demanda. Reacción inmediata", describe Hermann von Mühlenbrock, gerente general de la acerera.

El alto ejecutivo del Grupo Gerdau estima que si bien en marzo la actividad puede ser negativa, "el segundo semestre y año 2011 deberían ser años en que el Producto podría tener fácilmente 1,5 a 2 puntos arriba de lo que estaba programado, sólo por efecto reconstrucción".

¿Qué pasará con las barras de acero para hormigón, uno de los productos que más se usan en la construcción? Para este año había una proyección, como industria, de comercializar unas 464 mil toneladas, con un alza de casi 100 mil toneladas respecto de 2009. Tras la catástrofe, el experto es categórico: "Va a subir. Todos tenemos la sensación de que va a haber un nivel de actividad muy alto. ¿Cuánto más que lo que teníamos proyectado? ¿10% más, 15%? Todavía es prematuro afinar esa cifra".

Con esa proyección, Gerdau Aza ya tomó medidas: junto con importar 40 mil toneladas que llegarán en abril desde otras plantas del Grupo Gerdau, contactó a Chilectra. Su objetivo es flexibilizar los horarios de restricción que rigen entre abril y septiembre, entre las 6 de la tarde y las 11 de la noche, en las horas punta de demanda.

"Dadas las circunstancias de oferta, que nos liberen el máximo de horas en estos seis meses que vienen para aumentar la producción", explica. Significará más turnos y empleo. "A contar de octubre deberíamos llevar la planta probablemente a cuatro turnos, trabajar a full y contratar más gente. Lo tenemos que ir monitoreando. Hoy somos 500 personas, y debería subir unas 60 más", dice.

Fuente: El Mercurio.
Fecha: 07 de Marzo de 2010.

 

 

 

   Empresa    Servicios    Clientes    Sucursales afiliadas    Logros  Prensa  Contáctenos   

Desarrollado por, MHZ Hosting Chile Ltda.