Aníbal Correa, de Norte Sur: “Hasta el momento, no nos ha golpeado ni la crisis social ni el coronavirus”

Autor: J. TRONCOSO OSTORNOL

A El presidente del grupo destaca que tienen “una salud financiera muy buena”. Sobre la salida de Vicente Caruz sostiene: “Si él decide irse de Norte Sur, es porque él quiere”.

Sta es una nueva Norte Sur”, dice de entrada Aníbal Correa, presidente del conglomerado que por décadas manejó el Banco del Desarrollo, colegios, inmobiliarias y clínicas. De bajísimo perfil, en contadas ocasiones ha dado entrevistas, el empresario pide dejar claro que los buenos resultados exhibidos por el conglomerado es un trabajo conjunto con sus socios Daniel Mas y Maximiliano Poblete. En 2019, la compañía registró un resultado neto de $ 7.758 millones, un 77% más que en 2018. “Nos hemos abocado durante los últimos años a tener una empresa sana, no muy diversificada, y con rentabilidades adecuadas”, destaca Correa. Y se explaya: “Cuando vendimos el Banco del Desarrollo, capitalizamos Norte Sur con US$ 200 millones. Se vio un abanico de posibilidades de inversión en que nos salimos completamente de lo que siempre habíamos hecho.
Tuvimos algunos traspiés y eso originó los cambios: Norte Sur hoy día no es la misma de hace 20 años”. Esto se tradujo en la desinversión en activos no estratégicos y el fortalecimiento de sus dos principales empresas: NS Agro (que se enfoca en la comercialización de productos para plantaciones frutícolas y semillas); e Incofin (dedicada al financiamiento no bancario, a través de factoring, leasing, crédito y confirming). Se suma unatercera área, la inmobiliaria. La venta de activos no estratégicos le permitió a la sociedad concretar una devolución de capital por $ 30 mil millones. A esto se suman los dividendos, que desde 2016 se han mantenido en unos $ 5 mil millones al año. “Eso se va a mantener para adelante”, afirma Correa, quien destaca que aún quedan activos por vender por unos $ 30 mil millones adicionales, entre colegios, terrenos y edificios con el cartel se vende. Hacia delante, el ejecutivo dice que buscan desarrollar dos proyectos inmobiliariosen Rodelillo, Valparaíso, y otro en Chillán, para lo cual cuentan con la asesoría de Marcos Kaplún, de Kayco International. El primero, en parte de un terreno de doce hectáreas, aun costado de la Universidad de Viña del Mar, también de su propiedad, que arriendan a Laureate International. La otra obra se proyecta en un paño de siete hectáreas en la capital de la Región de Ñuble. Ambas son iniciativas habitacionales para los segmentos C2 y C3. “Son proyectos que se pueden acoger a las normas del Serviu y que no se van a ver afectados por la crisis, porque tienen financiamiento y crédito asegurado”, destaca Correa. En el ámbito agrícola, el directivo afirma: “Tal vez es el rubro que tiene mejores perspectivas para el país. Los mercados no se han cerrado, las ventas no han disminuido, las dificultades que se preveían en los puertos desaparecieron, y hoy día no hay huelgas. Por esto, la distribución de fertilizantes agroquímicos la vemos buena”. Donde ve más dificultades es con el factoring. “Por supuesto que va a haber complejidades desde dos puntos de vista en ese negocio: uno, el financiamiento, los bancos se van a estresar; y, segundo, la cobranza. Pero ambas cosas se están estudiando internamente y a nivel de gobierno. Vemos amenazas, pero no terminales”, Pese a esto, dice que están bien preparados para enfrentar un escenario aún más complicado. “Tenemos una salud financiera muy buena. En Norte Sur no tenemos pasivos, las filiales por su giro propio. Hemos hecho una reestructuración de gastos muy grande a partir de 2016, por lo que tenemos una estructura muy liviana. Afortunadamente, hasta el momento, no nos ha golpeado nada ni la crisis social ni el coronavirus”, afirma Correa. Destaca que sus 500 colaboradores están activos. “Algunos desde la casa y otros desde sus oficinas, pero están todos trabajando y los resultados van de acuerdo a los presupuestos. No hemos tenido ningún golpe alos proyectos. Es cierto que las cosas se van a empezar a ver más verdes a contar de junio, pero estamos capitalizados para eso”, resalta. Cambios en la propiedad Al igual que la mayoría de losempleados de la compañía, Correa está en modo teletrabajo.
“Me acostumbro cada día más a trabajar desde la casa”, dice y adelanta los cambios en la propiedad en el conglomerado: en esencia, la salida de Vicente Caruz, uno de los accionistas históricos de la firma y quizá su principal rostro. Hoy le queda poco menos del 4%. “Hasta este momento no ha vendido, pero entiendo que está en trámite. Eso lo adquiriría Maximiliano Poblete. Entonces, Vicente Caruz saldría del directorio de Norte Sur el día 29 de este mes e ingresaría Max”. Traseste cambio se elimina el pacto de actuación conjunta entre los principales socios. “Termina el día 28 de abril, yo lo desahucié el año pasado. Ese pacto tuvo su origen cuando hubo una toma de control que la hicimos junto con Daniel Mas. El pacto fue para darle cierta firmeza a la nueva administración, al nuevo rumbo. Y hoy ya no se necesita porque estamos actuando muy de acuerdo todos”, explica el presidente de la compañía. Y añade: “Estamos alineados, no es necesario un nuevo pacto y, la verdad, es que estamos trabajando bien.
Se ha logrado recomponer las relaciones con todos y se lograron cambiar los objetivos iniciales que tenía Norte Sur, que fue lo que motivó mi acuerdo con Daniel Mas”, ¿Y cómo es hoy su relación con Caruz? “Muy buena, a pesar de todos los cambios que hicimos hoy día, tenemos una muy buena relación. Si él decide irse de Norte Sur, es porque él quiere”, remata Correa.

Fuente: Diario financiero
Fecha: 17 de abril de 2020

This entry was posted in Prensa. Bookmark the permalink.

Comments are closed.