¿Acciones o ladrillos?

Mercado Inmobiliario

¿Acciones o ladrillos?

Son muchos los factores a considerar antes de invertir en un activo determinado. La recomendación es no poner todos los huevos en la misma canasta.

Es muy común que cuando la gente piensa en qué invertir, de inmediato se le vienen a la cabeza tres alternativas:
1. En una propiedad.
2. En acciones en la Bolsa.
3. Una combinación de acciones y renta fija, como bonos o depósitos a plazo.

De acuerdo a lo que ha pasado en los últimos tiempos y considerando que todo depende del plazo, es que cada instrumento evaluado tiene niveles de riesgo y de liquidez
distintos, es que podemos decir que la Bolsa es más riesgosa.

Pero los retornos son más atractivos.

También podemos decir que se trata de alternativas que requieren de un capital inicial distinto.

Mientras que no existe un monto mínimo para transar en la Bolsa o realizar un depósito o comprar bonos, para comprar una vivienda generalmente es necesario tomar un crédito que trae aparejado un gasto adicional.

Según estudios de diferentes constructoras, el precio promedio de venta de las viviendas residenciales en el Gran Santiago, aumentó 11,4% en los últimos 24 meses.

En cinco años los valores subieron 30% y el IPSA sólo sumó un 16,19%.

Ahora, se espera que el precio promedio de las viviendas en el Gran Santiago continúe al alza. Sobre todo porque la tendencia hasta ahora es el alza por la escasez de suelo y la restricción normativa.

La desaceleración todavía no ha tenido un impacto.

Sólo como información, aprovecho para decir que si sólo hace un año han decidido invertir en la Bolsa en una réplica exacta del índice IPSA, el patrimonio hubiese caído en un 1,57%

Y si estuviese dentro del mercado accionario desde hace 24 meses, la baja hubiera sido de 9,62%…

Aunque cuando en los últimos dos años las viviendas han sido el mecanismo de inversión más rentable a 5, 10 e incluso 20 años, la Bolsa aparece como la alternativa más atractiva en términos de retornos.

Entre 2004 y 2014, el IPSA ha subido 117,79%, mientras que las viviendas un 50%.

Si tomamos entre 1994 y 2014, la Bolsa subió 252,74% y la opción inmobiliaria a 117%.

Usted se dará cuenta que es muy difícil recomendar una inversión en forma especial, pero creemos que cada uno considerando estos puntos debe hacer un análisis, y nuestra
recomendación es considerar varias alternativas, para no poner todos los huevos en la misma canasta.

“Mientras que no existe un monto mínimo para transar en la Bolsa o realizar un depósito o comprar bonos, para comprar una vivienda generalmente es necesario tomar un crédito que trae aparejado un gasto adicional.”

ladrillos

Fuente: Inversor Global
Fecha: Diciembre de 2014

This entry was posted in Prensa. Bookmark the permalink.

Comments are closed.